Ampliación de la noticia

El arrendamiento es un buen negocio

La Lonja de Propiedad Raíz de Medellín y Antioquia es una entidad gremial que existe desde 1967, que impulsa al sector inmobiliario a desarrollar productos y servicios que los hagan más competentes.

Colombia tiene la mayor tasa de arrendamiento de América Latina, el 36 % de las viviendas son arrendadas, mientras que el promedio latinoamericano es del 20 %, aunque según Federico Estrada García, gerente de La Lonja de Propiedad Raíz de Medellín y Antioquia, esto no tiene nada que ver con el desarrollo o la calidad habitacional de una nación, ya que en países como Suiza y Alemania este indicador marca un 60 %.

Y es que comprar una vivienda para arrendarla se ha convertido en una de las inversiones favoritas de los colombianos, este negocio representó en el primer trimestre de este año $158,81 billones, es decir el 23,4 % de las inversiones de los hogares, inclusive más de lo que representaron los fondos de pensiones obligatorias que alcanzaron los $136 billones.

El gerente de La Lonja manifiesta que uno de los principales motores de este negocio en los últimos meses ha sido el subsidio a la tasa de interés de la vivienda nueva, “este subsidio ha sido un gran dinamizador del segmento medio, y muchas personas compraron allí por inversión, esa inversión dinamiza la actividad edificadora, y lo que hace es ampliar la base de ese stock en arrendamiento”.

Al respecto, Mauricio Cárdenas Santamaría, ministro de Hacienda y Crédito Público, indicó que “bajar la tasa de interés del 12 % anual al 7 % hace una enorme diferencia desde el punto de vista de la demanda de vivienda, se reduce drásticamente la cuota mensual y así mucha gente puede hacer la inversión más fácilmente”.

En estas condiciones, puede decirse que ha crecido ampliamente la inversión en vivienda para arriendo, la mayoría de ellas compradas a crédito, ya que la rentabilidad es muy interesante, porque se calcula que, el retorno de la inversión en viviendas de estrato bajo es del 1 % y a medida que aumenta el estrato disminuye la rentabilidad, en estrato seis, por ejemplo puede estimarse en un 0,4 %.

Es por esto que en la actualidad, tres de cada diez viviendas nuevas son compradas para destinarlas al arrendamiento.

Ventajas de vivir en arriendo

Estrada García manifestó que hay algunas ventajas para vivir en arrendamiento, que deben alejar a los inquilinos de la relación alquiler-pobreza, “no es necesario tener una cuota inicial, ni inmovilizar un capital que podría usarse en otro tipo de inversiones, permite movilidad y escalonamiento en el tipo de vivienda con relación al crecimiento familiar y permite cambiar de ubicación con mucha más rapidez”.

Incluso, en Medellín el 22,5 % de las viviendas del estrato 6 son arrendadas, aunque es mucho más predominante en los estratos 3 y 4, donde lo son el 40 % y el 37,6 %, respectivamente.

El servicio inmobiliario

Una ventaja que tiene el negocio de la vivienda para arrendamiento en Colombia es que “el servicio de arrendamientos y administración de inmuebles está muy desarrollado, pues los grandes compromisos que adquieren las inmobiliarias con los propietarios hacen que el sistema sea de gran valor”, indicó el gerente de La Lonja. Dijo además, que un propietario que utiliza a una agencia de arrendamientos como intermediaria coloca su inmueble más rápidamente porque hay muchas más posibilidades de promoción, cobra un canon adecuado y tiene su pago garantizado.

Pero para que este sistema sea más eficiente el gerente de La Lonja dijo que aunque la Ley 820 de 2003 que regula el arrendamiento de vivienda urbana, impulsada y apoyada por el gremio inmobiliario, trajo grandes beneficios para el negocio del arrendamiento, “once años después, estamos convencidos que se deben hacer modificaciones, para que la vivienda en alquiler continúe fortaleciendo las políticas habitacionales del país. Tenemos que avanzar en acelerar la restitución del inmueble en arrendamiento porque son los procesos más largos de Latinoamérica y eso no es beneficioso ni atractivo para el inversionista”.

Explorar otros inversionistas

La Lonja sugirió también, que otros inversionistas deberían llegar al negocio, no solo porque es una inversión muy rentable para ellos sino porque esto le daría más dinámica a la construcción y permitiría que haya una mejor oferta, “lo más conveniente sería que inversionistas institucionales llegaran al negocio, unos fondos inmobiliarios de inversión, que llegan a centros comerciales, a grandes superficies y a edificios corporativos, ellos todavía se ven lejanos, pero digamos los fondos de pensiones y cesantías hoy en el mundo invierten en vivienda para alquiler, pero en Colombia eso no se da, yo creo que hacia allá tenderá el mercado”, indicó su gerente.

El arrendamiento social

El arrendamiento social es un piloto desarrollado por Comfama, que busca que familias que por su condición económica no pueden acceder a una vivienda propia, puedan a través de su arrendamiento mostrar hábitos de pago que les permitan ser visibles para el sistema financiero.

Sobre este proyecto Iván Asuad, subdirector de Vivienda y Obras de Comfama contó que “en este momento nosotros ya hemos entregado 26 viviendas en Villas de Guatapurí, en Chigorodó, el programa ha sido demandado por las familias de este municipio y ha sido muy bien acogido. Hemos encontrado en este primer año unos hábitos de pago muy importantes de la familia, el cumplimiento es total por parte de ellos, y esas eran las cosas que nosotros pretendíamos, que familias que estaban viviendo en arrendamiento, quizá en vivienda de muy mala calidad y de costo relativamente alto, porque todos sabemos el costo de los inquilinatos por metro cuadrado es el arrendamiento más caro que existe, y el más malo, entonces estamos viendo que estas familias se están haciendo visibles para el sistema financiero, es decir que estas familias serán objeto de un crédito de un banco para convertirse en propietarios”.

Así mismo aseguró que “ya tenemos una demanda casi del triple para Apartadó en la Ciudadela Comfama, que es un proyecto de 2.900 viviendas en un plan parcial de lo que es ahora el nuevo Apartadó, en la zona sur de ese municipio que es donde se están dando los nuevos desarrollos”. Además “ya estamos trabajando con nuestro Consejo Directivo y con la Superintendencia del Subsidio para hacerlo extensivo aquí en Medellín, en el Valle de Aburrá y en el Oriente cercano, donde también hemos tenido una excelente demanda, ya que este piloto está contemplado para hacerlo con 400 familias y yo creo que vamos a cumplir muy rápidamente”.

Imagen y texto tomado de www.elmundo.com